La mujer de Céline dice en un libro sobre su marido que de lo que se arrepiente es de no haber estudiado. Que nunca nadie la llevó a un museo. Que le gustaba Fray Angelico y la poesía de amor cortés, pero que nunca se lo dijo a su marido porque temía parecerle cursi.