Resulta que han fotografiado otro fantasma. Nada menos que el rey de Escocia Jaime V, dicen. En este enlace podéis ver el artículo sobre el tema y la foto en cuestión. Estuve en Tantallon Castle.
Fuí a verlo, insistí, por el nombre, que me pareció precioso y evocador: el castillo de Tántalo, nada menos. ¿No era aquel personaje que estaba condenado a sufrir hambre y sed perpetuas en medio de la abundancia? Creo recordar que estaba sumergido hasta el mentón en una corriente de agua fresca, pero cuando intentaba beber el agua se retiraba. De la misma manera, árboles cargados de frutas suspendían sus ramas por encima de su cabeza. Pero si él extendía sus brazos para conseguirlos, un viento alejaba de pronto las ramas. Un gran suplicio, sofisticado y sin embargo, quizá, bastante común. Pobre fantasma.

(La acuarela no es de Tantallon Castle -estaba cerrado y aunque me colé para ver sus escasas ruinas no me sentía tranquila como para sentarme a dibujar plácidamente. Es de uno muy cercano, el de St. Andrews, justo al otro lado del estuario, el Firth of Forth).