Es muy fácil distinguir en las estaciones de trenes o autobuses a los viajeros de verdad de los que sólo buscan un lugar donde descansar un rato, o echar el día. Un sitio donde poder estar sin que nos cueste dinero.