Esta es la identificación del primer joven, antiguo niño-soldado, que tenía que declarar ante la Corte Penal Internacional. Un día de camino a la escuela con sus amigos fue reclutado para luchar por las milicias de Thomas Lubanga en la República Democrática del Congo. Iba a ser el primer antiguo niño-soldado en declarar, pero finalmente el día de su comparecencia se ha retractado y ha dicho que todo era falso. El miedo; que tal vez temiera ser juzgado al regresar a su tierra.

Esto fue el jueves pasado. Un mes antes, el 30 de diciembre, mientras todo el mundo andaba escandalizado con Gaza, una pequeña noticia decía que el Ejército de Resistencia del Señor había asesinado a 189 civiles en el Congo; “ejército” (secta armada, más bien) que está acusado de secuestrar más de 30.000 niños para su lucha. El fundador del tal ejército es un tal Kony, médium que lucha por implantar un régimen basado en los Diez Mandamientos.

Curiosamente, el que dibujo arriba iba leyendo un libro que (lo juro) se titulaba “Cómo dejarse guiar por Dios”.