“¿Cómo quieres castillo que te levante si estás caído por todas partes?”

(Es parte de una cancioncilla que nos cantó un señor en un bar en una de estas fiestas navideñas, cuando la afervescencia general hacía fácil que los grupos se mezclaran y los señores de edad acabaran cantando canciones de juventud).

Así estamos a veces, como castillos caídos por todas partes, sin saber por dónde empezar a construir.

Las tareas, los problemas… en fila de a uno. Una piedra encima de otra; con calma, con método y, a ser posible, con amigos :)