Truco nº 4 para superar una mala mañana: ponerse a envolver los libros que compraste para regalar estas navidades. Te tomas tu tiempo y piensas, mientras los envuelves, en las personas para las que los compraste. Con tranquilidad, con cariño. Cuando te das cuenta, la mañana, mala, se ha transformado. Y en lugar de pensamientos negros o grises hay una bonita pila de colores en una esquina de la habitación.