January 2009


General27 Jan 2009 10:38 am

Temas que últimamente salen en muchas conversaciones con amigos, quizá porque empezamos a alcanzar la edad en la que las expectativas que teníamos no se están cumpliendo, o porque la vida nos está llevando por donde no queríamos. Inquietos, insatisfechos, pero sin localizar exactamente lo que va mal. “Esto no es lo que yo quería, pero… ¿¿qué era lo que quería??”

No es tan fácil como parece responder a esta pregunta. De hecho, no es fácil en absoluto y puede ser una tarea de años de ensayo y error, con toda la energía malgastada en pruebas que acaban siendo un desastre.
Un atajo, un truco que nos puede dar pistas puede ser intentar recordar lo que nos gustaba de chicos. Aquellos con lo que se nos pasaban las horas muertas, o con lo que soñábamos despiertos.Aquello que, cuando consigues recordarlo, cuando lo recuperas, te dices “¡Esto es!”, como si hubieras hecho un descubrimiento, o re-descubrimiendo, como si hubieras tenido una revelación.
A partir de aquí, es ponerse manos a la obra. Con toda la ayuda y trucos de los que podamos echar mano: para superar los momentos de duda, de desánimo, los errores y vueltas a empezar…

Casualmente (o no) encuentro un blog en el que la entrada de ayer habla de todo esto, y dice cosas como ésta:

“Todo lo que merece hacerse bien, merece hacerse mal la primera vez”, y cita también la frase que aparece en otro de mis blogs favoritos:

” El milagro no es que terminé. El milagro es que tuve el coraje de empezar.”


Al final del post hay un video de Randy Pausch, bastante famoso, que quizá muchos conozcáis ya; pero para los que no, para los que estáis buscando nuevas ideas y recursos para enfrentar la vida, no dejéis de verlo.

(Las señales que pongo estaban en un castillo que visité durante unas vacaciones. Ojalá la vida tuviera señales y mapas y puntos de esos de “está usted AQUÍ”, como si fuéramos turistas perplejos y desprevenidos).

General25 Jan 2009 08:54 pm

“¿No es injusto el país que a los nobles, que así llaman a los banqueros y demás gente parásita, o aduladora, les concede placeres frívolos y sin necesidad, mientras contempla sin pestañear a los labradores, carboneros, peones, carreteros y artesanos, sin los cuales no habría ninguna república? Después de beneficiarse de su trabajo mientras se hallan en la flor de la vitalidad, cuando llega la vejez o una enfermedad les condena a una mísera invalidez, el Estado, olvidando los sudores sacrificados en su provecho, les recompensa con ingratitud, abandonándolos a la más desconsoladora de las muertes. ¿Qué añadiré de los ricos que recortan cada día un poco más el salario de los pobres, no sólo fraudulentamente, sino amparados por las leyes? […]
De esta forma, cuando contemplo estas naciones que actualmente florecen por doquier, no veo en ellas, y Dios me salve, otra cosa que las malas artes de los ricos, que realizan sus negocios bajo pretexto y en nombre de la comunidad. Imaginan e inventan todas las trampas posibles, tanto para almacenar –sin temor a perderla– la mayor riqueza adquirida ilícitamente, como para obtener al menor precio posible las obras a costa de los sudores de los pobres, haciéndolos trabajar como bestias. Y estas perversas intenciones las dictan los ricos como ley en nombre de la sociedad, y de los mismos pobres por lo tanto.
[…]
Tan fácil como sería alimentar a todos si no fuera por el bendito dinero, creado para abrirnos el camino de la abundancia, pero que en realidad nos lo cierra.”


Y así termino mi lectura de Utopía, escrita allá por 1516. ¿Es que no hemos avanzado nada desde entonces?

General23 Jan 2009 10:44 am

¿Cómo ponernos de nuevo en “modo” trabajo? ¿Qué trucos podemos utilizar para salir de la pereza? Quizá empezar por algo pequeñito, algo que no nos haga casi ni pensar, que sea casi automático. Así, nos ponemos a hacerlo casi sin darnos cuenta, y cuando nuestras eternas excusas se quieren despertar, nos encuentran ya metidos en faena, y después ya es más fácil continuar.
Este árbol que pongo aquí arriba no es mío, es del Señor R. Le comenté que me gustaba, por lo simple, y me dijo que curiosamente sólo lo había hecho como un dibujito, una tontería para recuperar cierto estado de ánimo. Que lo recuperó está claro pues siguió dibujando.
Empieza por algo pequeño, que no te asuste, si te cuesta la tarea que tienes ante ti.

“Las manos y el ánimo se pueden entorpecer con la inactividad” - también de “Utopía”.

General21 Jan 2009 05:58 pm

Una excursión estas Navidades al lado de un río me lleva a un cañaveral, y por el camino me fijo en montones de tierra a intervalos, como removida y con unos granos de maíz en el centro. Le doy con un palo y ¡zap! salta la trampa, violenta, fuerte, inesperada. Creo que son trampas para patos y durante el resto de la excursión me dedico a hacer saltar todas las trampas que encuentro.
Pienso que esta es la manera cobarde de matar a un animal, la manera de Ulises. Mediante trampas y engaños. La manera valiente, si la hubiera, sería con arco y flechas. Imagino que esta sería la manera de Aquiles y Héctor. Pero al final estos murieron y fue aquel quien sobrevivió. El listo de las trampas.
En la isla de Utopía, “los utópicos tienen el ejercicio de la caza como una actividad impropia de hombres libres. […] pues el matarife sacrifica a los animales sólo por necesidad, mientras el cazador se satisface con la muerte violenta de un indefenso animalito. Creen que complacerse con el espectáculo de la muerte es propio de bestias, y si se vicia en semejante placer, la tendencia a la crueldad se apoderará del cazador.” Eso: en Utopía.

General18 Jan 2009 09:53 pm

“En la calle Sin Dinero,
saboreando una pena,
buscando lo que no encuentro,
un triste cigarrillo que distraiga
las malas cosas que pienso.
Y en la calle Los Demás
lo mío fui repartiendo
hasta quedarme sin ná
y verme como me veo
con un traje sucio y viejo.

Ay, si volviera aquel día,
ay, si volviera aquel tiempo.
Mujeres que me querían,
a mí, no a mi dinero.

Por eso cuando me miro del pie hasta el cabello,
con un traje viejo y sucio,
mujeres que me querían
no a mí, sino a mi dinero.”

Miguel Calero, el hombre del post anterior que nos cantaba coplas en el bar estas Navidades. El dibujo no está muy fino, pero como podéis imaginar yo también estaba un poco “alegre”.

General16 Jan 2009 02:56 pm

“¿Cómo quieres castillo que te levante si estás caído por todas partes?”

(Es parte de una cancioncilla que nos cantó un señor en un bar en una de estas fiestas navideñas, cuando la afervescencia general hacía fácil que los grupos se mezclaran y los señores de edad acabaran cantando canciones de juventud).

Así estamos a veces, como castillos caídos por todas partes, sin saber por dónde empezar a construir.

Las tareas, los problemas… en fila de a uno. Una piedra encima de otra; con calma, con método y, a ser posible, con amigos :)

General12 Jan 2009 05:11 pm

Retomo el blog y empiezo el nuevo año de la mejor manera posible: haciendo algo nuevo. Una de las frases de Eleanor Roosevelt decía:

“Do one thing every day that scares you” (”Haz cada día una cosa que te dé miedo”).

Quizá una cada día sea demasiado (a no ser que levantarse ya cuente), pero este fin de semana he hecho una: tirarme cuesta abajo por una pendiente nevada, sin freno, sin red y sobre un par de tablas. Y no lo habría hecho sin la ayuda de dos amigos, que me ayudaron a perseverar, por encima de los primeros fracasos, las primeras caídas. Una vez más, la clave, el truco parece ser ése: insistir. Atreverse está bien, intentarlo. Pero luego hay que perseverar.