December 2008


General22 Dec 2008 10:51 am

En la conferencia de Savater aprendí que Aventura tenía la misma raíz que “avenire”, lo que va a venir. Me voy estos días de vacaciones y espero para el año nuevo que “lo que va a venir” sea una Gran Aventura para todos.

¡Feliz Navidad!

General18 Dec 2008 11:08 am

Pues aquí está. Hoy se inaugura la exposición de dibujos de calle que hago en un bar de la Villa y Corte. Para los que viváis aquí, o los que vengáis de visita, estaré encantada de veros por allí. El bar en cuestión se llama La Violeta (pediros su famoso Pollo-a-la-Violeta, riquísimo) y está en la calle Vallehermoso, 62 (metros Canal o Quevedo). Espero veros por allí y… que os guste :)

General16 Dec 2008 11:16 pm

Una entrada en el curioso blog “Corre con el cuento”, dedicado a la vez a las carreras pedestres y a la literatura infantil, me lleva al último libro de Pennac, Mal de escuela, y a una entrevista con el autor que termina así:

«—¿Sabe usted el único modo de hacer que se ría el buen Dios?
Vacilación al otro extremo del hilo.
—Cuéntele sus proyectos.
En otras palabras, no pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.»

El Brujo dice algo parecido, en una obra preciosa (y divertida, por supuesto) que se llama “San Francisco, juglar de Dios”: hacer reír a Dios es la forma libérrima de oración.

El dibujo es (muy aproximadamente) de Boni, un camerunés, en medio de una actuación en una biblioteca ante un puñado de niños que se tronchaban de risa. También a él le conocí en el mismo blog, en una entrada que encabeza así: Dios inventó al hombre para oirle contar cuentos. (Dicho popular africano). Y reírse un rato, me parece a mí.

General15 Dec 2008 01:19 pm

Truco nº 3 para superar una mala mañana: ponerse a envolver los libros que compraste para regalar estas navidades. Te tomas tu tiempo y piensas, mientras los envuelves, en las personas para las que los compraste. Con tranquilidad, con cariño. Cuando te das cuenta, la mañana, mala, se ha transformado. Y en lugar de pensamientos negros o grises hay una bonita pila de colores en una esquina de la habitación.

General12 Dec 2008 11:16 am

39. Ése es el número de entradas que se vendieron  para el ballet “El Cascanueces”, en una ciudad de más de 60.000 habitantes. Los bailarines eran 40. ¿Lo peor de todo? Que cuando me enteré no dije “no me lo creo, no es posible; tiene que haber un error en alguna parte”. Y sí, claro que hay un error en alguna parte.

General10 Dec 2008 10:20 am

“NOSOTROS LOS PUEBLOS DE LAS NACIONES UNIDAS RESUELTOS

a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra, que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la humanidad sufrimientos indecibles,

a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas,

a crear condiciones bajo las cuales puedan mantenerse la justicia y el respeto a las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes de derecho internacional,

a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad (…)”

Así comienza la Carta de las Naciones Unidas, que hoy cumple su 60 aniversario. Al frente de la Comisión de Derechos Humanos, encargada de redactar los 30 artículos de la Declaración Universal, una mujer: Eleanor Roosevelt, la mujer que siendo primera dama se negó a llevar abrigos de pieles; la que dijo que nadie puede hacerte sentir inferior si no es con tu consentimiento; que es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad:

“Seguramente, a la luz de la historia, tener esperanza es más inteligente que tener miedo, intentar algo más que no intentarlo. Porque una cosa sabemos más allá de toda duda: nada ha sido jamás realizado por quien dice “esto no puede hacerse”.

¿Os suena esta idea? Parece que alguien, media centuria después, ha cogido el testigo.

General05 Dec 2008 10:44 am

Continuando con el post de ayer, las palabras de otro pensador y hombre de acción, que no se conformó con lamentar y condenar la violencia y la injusticia sino que actuó. Una exposición en La Casa Encendida sobre Gandhi me muestra una foto de su Marcha de la Sal sobre la que ha escrito: “I want world’s sympathy in this battle of Rigth against Might” (”Quiero la simpatía del mundo en esta batalla del Derecho contra la Fuerza”) -de nuevo, si alguien la traduce mejor, bienvenido.

Y reproducen una carta escrita nada menos que a Hitler en 1930. Os la copio (sin traducir, lo siento; si alguien quiere colaborar una vez más…):

Dear friend,
Friends have been urging me to write to you for the sake of humanity. But I have resisted their request, because of the feeling that any letter from me would be an impertinence. Something tells me that I must not calculate and that I must make my appeal for whatever it may be worth.
It is quite clear that you are today the one person in the world who can prevent a war wich may reduce humanity to the savage state. Must you pay that price for an object however worthy it may appear to you to be? Will you listen to the appeal of one who has seliberately shunned the method of war not without considerable success? Any way I anticipate your forgiveness, if I have erred in writing to you.
I remain,
Your sincere friend
M.K. Gandhi

General04 Dec 2008 10:08 am

Repito hoy la frase de Sebastian Castellio:

“Matar a un hombre no es defender una idea: es matar a un hombre.”

Castellio fue un humanista, que se enfrentó al fanático Calvino, y defendió también al español Miguel Servet en nombre de la libertad de conciencia. Hay un libro maravilloso de Stefan Zweig titulado “Castellio contra Calvino”. La foto, el pequeño callejón con el nombre de Castellio, en Basel, ciudad en donde se refugió de la ira de Calvino.

General01 Dec 2008 05:14 pm

Fui a ver la magnífica exposición de cuadros de Rembrant en el Prado, y no sé dónde leí, si en el catálogo o en alguna reseña, que sus aprendices le pintaban monedas en el suelo para que el viejo Rembrandt, creyéndolas reales, se agachase a recogerlas.

Esto me hizo recordar las humillaciones que también sufrió durante toda su vida otro grande, Bach, sólo que éste no lo ponía tan fácil. En una ocasión llamó “fagotista de pega” a uno de sus músicos-estudiantes y éste, más otros cinco, le tendieron una emboscada. Armados de garrotes le esperaron en la oscuridad. Lo que los conjurados no esperaban era que Bach, en lugar de amilanarse, cargara contra ellos, armado tan sólo con el espadín de gala que el uniforme cortesano incluía como adorno. Los seis valientes huyeron, pero presentaron queja al Consejo de la ciudad y éste, como venía siendo habitual, reprendió públicamente a Bach y apoyó a los seis estudiantes, que, cómo no, eran hijos de personas influyentes en la ciudad. Tan importantes e influyentes que hoy en día todos recordamos sus nombres, claro que sí.